miércoles, 11 de diciembre de 2013

EXPLOTACIÓN INFANTIL EN BURKINA FASO, PARA LENCERÍA DE VICTORIA'S SECRET


En Burkina Faso se explotan niños para lencería occidental.
En Burkina Faso promocionan su algodón como producto "orgánico" de "comercio justo".
La marca de lencería de los ángeles celestiales, Victoria's secret se abastece de esta materia prima, recolectada en Burkina Faso para después ser llevada a las plantas de Sri Lanka.
imagen de www.20minutos.es

Bueno pues la realidad es, que al amparo del gobierno de Burkina Faso y aprovechando el dinero que algunas organizaciones pagan para que el algodón de Burkina Faso sea de comercio justo. Algunos recolectores locales utilizan a niños para la recolección, explotando les durante largas jornadas y así obtener un mayor beneficio.
imagen de www.datum.org.ar
Las granjas recolectoras de algodón pertenecen a un programa nacional que defiende el comercio justo.
Helvetas Swiss Intercoperation, organización internacional, colaboró en este programa y posteriormente esta materia prima es llevado a las plantas textiles en Sri Lanka para ser manufacturado y pasar a vestir íntimamente a las mujeres de los países del primer mundo.
Limited Brands Inc, empresa a la que pertenece Victoria's Secret, asegura que la cantidad de algodón que se utiliza de Burkina Faso es mínima y asegura que sus estándares prohíben el trabajo infantil y que están presionando con fuerza para investigarlo todo y así poder erradicar esta lacra que es la explotación infantil.
imagen de sociedad.elpais.com

Mientras desde Victoria's Secret están investigando esta explotación los niños de Burkina Faso se tiran largas jornadas trabajando en la recolección del algodón, en lugar de estar en la escuela formándose para poder ser personas de provecho en un futuro.
imagen de180 latitudes.org

Esta historia de explotación infantil, sale a raíz de una serie de reportajes que salen el portal Bloomberg en el que se denuncia la explotación infantil mediante la descripción de un día de Clarisse una niña de Burkina Faso, que tiene 13 años y se tiene que despertar al amanecer para ir al campo donde se encontrará con un jefe que no la dejará descansar hasta que termine su jornada y que incluso tiene que trabajar la tierra con sus manos debido a la escasez de herramientas.
más info en Bloomberg.